El 17 de diciembre del 2013, mediante Registro Oficial Suplemento No. 147, se creó la Universidad de las Artes acorde a los principios establecidos en la Constitución de la República y la Ley Orgánica de Educación Superior del Ecuador.

El 18 de mayo de 2015, la Universidad de las Artes inaugura la Sala de Lectura en honor del narrador, poeta y ensayista ecuatoriano Miguel Donoso Pareja (1931-2015). Exiliado durante 18 años en México, Donoso Pareja se convirtió en uno de los mayores exponentes de la literatura ecuatoriana y el mayor impulsor de los talleres literarios en Ecuador. Premio Eugenio Espejo 2006 y Doctor Honoris causa en 2012.

La Sala de Lectura Miguel Donoso Pareja fue sede de importantes encuentros, conferencias, diálogos, conversatorios y disertaciones hasta el mes de agosto de 2017; entonces se trasladó a la planta baja del ex edificio SRI, mientras concluían los trabajos de rehabilitación de la edificación que sería su sede final.

En octubre de 2015, la Universidad de las Artes, el Ministerio Coordinador de Conocimiento y Talento Humano y Diario El Telégrafo firmaron un acuerdo mediante el cual se traspasó a la Biblioteca la colección histórica de Diario El Telégrafo desde 1884, así como el archivo de fotografías, que es una colección gráfica de 1.4 millones de fotos que abarca, principalmente, la segunda mitad del Siglo XX.

El 21 de julio del 2016 se inauguró la nueva Sala de Lectura Ricardo Maruri, ubicada en el Campus Sur de la UArtes, en honor del escritor guayaquileño y docente del Instituto Superior de Artes del Ecuador (1961-2013). La Sala de Lectura reabrió sus puertas como un espacio público de libre acceso a la comunidad, en el que se realizan eventos literarios y de motivación a la lectura, como el “Circo de las Letras”, actividad destinada a los niños del sector sur de la ciudad de Guayaquil.

En la actualidad, el edificio en el que funciona la Biblioteca de las Artes desde enero de 2019, fue inaugurado en 1954 como sede del Banco de Descuento. Este edificio es una obra del arquitecto checo Karl Kohn y recuperado por la Universidad de las Artes a partir del diseño de la arquitecta Delia Kingman. La restauración ha recobrado la esencia modernista de la edificación, luego de que desde la década de los 80 funcionó como Superintendencia de Compañías y muchos espacios fueron altamente modificados.

La Biblioteca de las Artes se piensa como un centro público de información y experiencias culturales que permitan el encuentro de los usuarios con el saber artístico, la historia y el patrimonio.